Carlos Ríos

Mi carta de recomendación son los discípulos que a lo largo de estos 30 años de ministerio han sido edificados y formados. Mi pasión es enseñar la Palabra de Dios y llevar el Maná, el alimento espiritual a todas las personas en cualquier lugar del mundo.