2. ¿Por qué Jesús y no otros?