Devocional │ Cómo Vemos a Dios

Santiago y Juan, en sus escritos, nos enseñan que la fe y el amor están estrechamente relacionados y se complementan en la vida del creyente. Según Santiago, la fe sin obras está muerta (Santiago 2:17), lo que significa que una verdadera fe en Dios se manifiesta en acciones concretas y en la manera en que tratamos a los demás. Estas obras son una demostración de nuestra fe y, a menudo, incluyen actos de amor y compasión hacia nuestros prójimos.

EL AMOR ES EL REFLEJO DE DIOS EN NOSOTROS

Por otro lado, Juan enfatiza la conexión entre la fe y el amor. En 1 Juan 4:7-8, él nos dice que amarnos unos a otros es un reflejo del amor de Dios en nosotros y una prueba de que conocemos a Dios. El amor es la base de nuestra fe y es una característica esencial de nuestra relación con Dios. Ambos apóstoles resaltan que la fe y el amor son inseparables en la vida del creyente y que, juntos, nos permiten vivir una vida que glorifica a Dios y refleja su amor y gracia en el mundo.

Si alguien no demuestra amor hacia los demás, podría ser una señal de que no está conectado con Dios o de que no ha experimentado completamente el amor de Dios en su vida. Sin embargo, es importante recordar que todos somos seres humanos imperfectos y que podemos tener momentos de debilidad o de falta de amor. La clave es reconocer nuestras fallas, arrepentirnos y buscar crecer en amor y en nuestra relación con Dios.

1 Juan 3:16 y 1 Juan 4:9-10 nos ofrecen una comprensión profunda del amor de Dios y cómo debemos vivir ese amor en nuestras vidas. Ambos pasajes destacan la importancia de amar a los demás como una expresión de nuestra fe en Dios y como una respuesta al amor que Él nos ha mostrado a través de Jesucristo.

1 Juan 3:16 dice: «En esto conocemos el amor: en que Jesucristo entregó su vida por nosotros. Así también nosotros debemos entregar nuestra vida por los hermanos.» Este versículo enfatiza el sacrificio de Jesús como la máxima expresión de amor, y nos llama a seguir su ejemplo y estar dispuestos a sacrificar nuestras propias vidas por nuestros hermanos en la fe.

Por otro lado, 1 Juan 4:9-10 nos muestra: «En esto se mostró el amor de Dios entre nosotros: en que Dios envió al mundo a su Hijo unigénito para que vivamos por medio de él. En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó y envió a su Hijo en propiciación por nuestros pecados.» Estos versículos subrayan la iniciativa de Dios en mostrarnos amor al enviar a Jesús para salvarnos, a pesar de que nosotros no lo merecíamos.

La relación entre estos dos pasajes radica en que ambos destacan el amor sacrificial de Dios a través de Jesucristo y nos llaman a vivir de manera similar, amando a los demás y estando dispuestos a sacrificarnos por ellos. El amor de Dios por nosotros debe motivarnos e inspirarnos a amar a los demás, siguiendo el ejemplo de Jesús.

Ese fue el secreto del ministerio de los apóstoles: la llenura del Espíritu Santo y el amor. Estos dos aspectos eran fundamentales para que los apóstoles pudieran llevar a cabo su misión y difundir el Evangelio de Jesucristo de manera efectiva.

  1. La llenura del Espíritu Santo: Los apóstoles recibieron el Espíritu Santo en el día de Pentecostés, tal como se narra en Hechos 2. La presencia del Espíritu Santo en sus vidas les proporcionó la sabiduría, la dirección, el poder y la autoridad necesarios para predicar el Evangelio, realizar milagros y establecer la iglesia primitiva. La guía y la capacitación del Espíritu Santo les permitieron a los apóstoles ser testigos audaces y valientes de Jesucristo, a pesar de la persecución y las dificultades que enfrentaron.

  2. El amor: El amor también jugó un papel crucial en el ministerio de los apóstoles. Jesús les enseñó la importancia del amor en sus interacciones y enseñanzas, y los apóstoles comprendieron que el amor debía ser la base de su ministerio y relaciones con los demás. El amor les permitió vivir en unidad y comunión, y les ayudó a predicar el Evangelio con autenticidad y compasión. Además, el amor de los apóstoles por Jesús y por los demás fue un testimonio poderoso de la transformación que experimentaron a través de su relación con Cristo.

    TOMEMOS ACCIÓN
    Como seguidores de Cristo, es nuestra responsabilidad buscar la llenura del Espíritu Santo y permitir que el amor de Dios se manifieste en nuestras vidas. Para lograr esto, debemos orar diariamente, estudiar y meditar en la Palabra de Dios, practicar el amor en nuestras relaciones, servir a los demás y mantenernos responsables en nuestra caminata espiritual. Al tomar estas acciones, permitiremos que el Espíritu Santo y el amor de Dios se conviertan en pilares fundamentales de nuestra vida espiritual, dando testimonio de la obra de Dios en nosotros.

    ORACIÓN
    Padre celestial, te agradecemos por el don del Espíritu Santo y el amor incondicional que nos has mostrado a través de Jesucristo. Reconocemos nuestra necesidad de experimentar la llenura del Espíritu Santo en nuestras vidas y permitir que tu amor se manifieste en nuestras acciones y relaciones. Te pedimos que nos guíes en esta jornada, dándonos sabiduría y discernimiento para vivir según tu voluntad.

    Ayúdanos, Señor, a orar diariamente, a estudiar y meditar en tu Palabra, a practicar el amor en nuestras relaciones y a servir a los demás con humildad y generosidad. Fortalece nuestra fe y nuestra comunión contigo, para que podamos ser testimonios vivos de tu amor y gracia. Mantennos responsables en nuestra caminata espiritual, y que siempre busquemos crecer en nuestra relación contigo. En el nombre de Jesús, amén.

Ministerio Maná