Devocional │ El INFIERNO: Las Tinieblas de Afuera

El infierno es un tema que suele generar controversia y preguntas en el ámbito espiritual y teológico. Se describe como un lugar de castigo eterno y separación de Dios, destinado a aquellos que no han aceptado a Jesucristo como su Salvador personal. En este blog, exploraremos el concepto del infierno desde una perspectiva bíblica, analizando las características de este lugar, su propósito y cómo podemos evitar un destino tan terrible.

LA PROFUNDA OSCURIDAD

Para abordar adecuadamente estos temas, es crucial examinar las Escrituras y entender cómo estos conceptos se interrelacionan y afectan nuestras vidas diarias. Comprender la realidad del infierno y la segunda muerte nos permitirá tomar decisiones informadas y vivir una vida que refleje nuestra fe en Jesucristo.

  1. Características del infierno:
  • Lugar de tormento: Lucas 16:23-24 describe el infierno como un lugar de tormento y sufrimiento.
  • Lago de fuego: Apocalipsis 20:14-15 hace referencia al «lago de fuego» como la segunda muerte, donde los condenados experimentarán una separación eterna de Dios.
  • Separación de Dios: 2 Tesalonicenses 1:9 indica que aquellos que no conocen a Dios y no obedecen al evangelio de Jesucristo sufrirán la pena de eterna destrucción y separación de la presencia del Señor.

  1. Propósito del infierno:
  • Castigo por el pecado: Romanos 6:23 establece que el pecado trae como consecuencia la muerte eterna, y el infierno es el lugar donde se lleva a cabo este castigo.
  • Destino de Satanás y sus ángeles: Mateo 25:41 revela que el infierno fue preparado originalmente para el diablo y sus ángeles, pero también será el destino de aquellos que rechazan a Cristo.

  1. Cómo evitar el infierno:
  • Aceptar a Jesucristo: Juan 3:16 nos asegura que quien crea en Jesucristo no perecerá, sino que tendrá vida eterna.
  • Arrepentimiento: Hechos 3:19 nos anima a arrepentirnos de nuestros pecados y convertirnos a Dios para que nuestros pecados sean borrados.
  • Vivir una vida en obediencia a Dios: Santiago 2:17 nos recuerda que la fe sin obras está muerta y que debemos demostrar nuestra fe a través de nuestras acciones.


     

    Llamado a la acción:

    Te invitamos a reflexionar sobre tu vida y tus decisiones, considerando seriamente la realidad del infierno y la necesidad de salvación. Si aún no has aceptado a Jesucristo como tu Salvador, te animamos a hacerlo hoy mismo. No esperes más, da el paso y comienza una relación personal y profunda con Dios, que te guiará y fortalecerá en tu camino hacia la vida eterna.

    Oración:

    Amado Dios, nos damos cuenta de la seriedad de la eternidad y la realidad del infierno. Te agradecemos por enviarnos a Jesucristo como nuestro Salvador, y por ofrecernos la oportunidad de escapar de las tinieblas eternas y encontrar salvación en Ti. Te pedimos que nos ayudes a tomar en serio nuestra vida espiritual, y que nos guíes en nuestra relación contigo. Si aún no te hemos aceptado como nuestro Salvador, te pedimos que toques nuestros corazones, para que podamos rendirnos a Ti y recibir tu amor, perdón y vida eterna. Ayúdanos a vivir una vida que te honre y refleje tu amor y gracia a los demás. En el nombre de Jesús, amén.

Ministerio Maná