Devocional │ El INFIERNO Y LA SEGUNDA MUERTE

El infierno y la segunda muerte son temas que pueden causar cierto temor e inquietud, pero resulta fundamental comprender lo que la Biblia enseña sobre ellos y cómo se relacionan con nuestras vidas. A continuación, analizaremos en detalle el concepto bíblico del infierno y la segunda muerte, así como la importancia de nuestras decisiones en la vida para determinar nuestro destino eterno.

NUESTRAS DECISIONES

Para abordar adecuadamente estos temas, es crucial examinar las Escrituras y entender cómo estos conceptos se interrelacionan y afectan nuestras vidas diarias. Comprender la realidad del infierno y la segunda muerte nos permitirá tomar decisiones informadas y vivir una vida que refleje nuestra fe en Jesucristo.

  1. La realidad del infierno:

    A pesar de que el infierno es un tema que puede generar malestar, es esencial abordarlo y entender cómo la Biblia lo describe: un lugar de tormento y separación eterna de Dios (Mateo 25:41; Lucas 16:19-31). El infierno está reservado para aquellos que rechazan a Dios y sus caminos, y es un destino que debemos evitar a toda costa.

  2. La segunda muerte:

    La segunda muerte se menciona en el libro de Apocalipsis como el destino final de los impíos (Apocalipsis 20:14-15). Esta muerte espiritual implica una separación eterna de Dios, lo cual es la consecuencia más devastadora del pecado. La segunda muerte nos recuerda la gravedad de las decisiones que tomamos en la vida y la importancia de aceptar la salvación que ofrece Jesucristo.

  3. El papel de nuestras decisiones:

    Nuestras decisiones en la vida tienen un impacto significativo en nuestro destino eterno. Al aceptar a Jesucristo como nuestro Salvador y vivir conforme a sus enseñanzas, podemos evitar el infierno y la segunda muerte. Es crucial que tomemos en serio estas verdades y nos esforcemos por vivir una vida que honre a Dios.

  4. La esperanza en Jesucristo:

    A pesar de la realidad del infierno y la segunda muerte, podemos encontrar esperanza en Jesucristo, quien murió en la cruz y resucitó para ofrecernos la salvación y la vida eterna. Al creer en Él, podemos tener la seguridad de que nuestro destino eterno estará en el cielo, en la presencia de Dios (Juan 3:16).

Llamado a la acción:

En lugar de temer al infierno y la segunda muerte, es vital que nos enfoquemos en la esperanza que tenemos en Jesucristo y nos esforcemos por vivir una vida que refleje nuestra fe en Él. Acepta a Jesús como tu Salvador, arrepiéntete de tus pecados y sigue sus enseñanzas para asegurar tu lugar en el cielo. No permitas que la realidad del infierno y la segunda muerte te desanime, sino más bien deja que te motive a vivir una vida de amor y obediencia a Dios.

Oración:

Señor, te agradecemos por la salvación que nos has proporcionado a través de Jesucristo. Ayúdanos a comprender la realidad del infierno y la segunda muerte y a tomar decisiones sabias que reflejen nuestra fe en ti. Que nuestra vida sea un testimonio de tu amor y tu gracia, y que podamos vivir siempre enfocados en la esperanza que tenemos en ti. En el nombre de Jesús, amén.

Ministerio Maná