Devocional │ La Biblia Nos Dice Que Nos Embriaguemos Con Esto

¿Alguna vez te has preguntado si como cristianos debemos ser felices? A menudo, como creyentes, nos enfocamos en cumplir ciertos deberes religiosos, pero nos olvidamos de que Dios desea que experimentemos la alegría y la felicidad en nuestra vida cristiana. En este devocional exploraremos lo que la Biblia dice sobre la felicidad y cómo podemos experimentarla en nuestra relación con Dios.

LLAMADOS A VIVIR SABIAMENTE

En Efesios 5:15-18, el apóstol Pablo nos llama a vivir sabiamente, no como necios, y a aprovechar bien el tiempo que se nos ha dado. Además, nos dice que no nos embriaguemos con vino, sino que nos llenemos del Espíritu Santo. Esto significa que nuestra felicidad y bienestar dependen de nuestra relación con el Espíritu Santo. Cuando nos llenamos del Espíritu Santo, podemos vivir sabiamente y aprovechar al máximo cada día. En cambio, cuando buscamos la felicidad y el bienestar en cosas como el alcohol o cualquier otra cosa que nos pueda embriagar, nos estamos alejando del Espíritu Santo y nos estamos exponiendo a la tristeza y la insatisfacción buscando alegrías momentáneas sin pensar en las consecuencias.

Existen diferentes métodos que la gente utiliza para buscar la felicidad, algunos de los más comunes son:

La búsqueda de placer y la satisfacción de los deseos:

Muchas personas buscan la felicidad en la satisfacción de sus necesidades y deseos, tales como el consumo de comida, bebida, drogas, entre otras cosas.

La búsqueda de la riqueza y el éxito:

Muchas personas creen que la felicidad se encuentra en la acumulación de riquezas, el éxito profesional o la fama.

La búsqueda del amor y las relaciones:

algunas personas buscan la felicidad en las relaciones amorosas o en la conexión con los demás.

La búsqueda de la realización personal:

muchas personas buscan la felicidad en la realización personal, la autodeterminación y el cumplimiento de sus propósitos.

Estos métodos pueden proporcionar una sensación temporal de felicidad, pero sin una conexión con el Espíritu Santo y una vida basada en principios bíblicos, la felicidad no será completa ni duradera.

Algunas personas usan el alcohol como un desinhibidor y para sentirse más cómodos en situaciones sociales, pero esto no justifica el consumo excesivo y el abuso del alcohol. Además, es importante tener en cuenta que el uso del alcohol para sentirse más seguro o desinhibido puede ser una señal de una baja autoestima o falta de confianza en uno mismo, y es importante trabajar en estos problemas subyacentes en lugar de depender del alcohol para enfrentarlos. La Biblia nos advierte claramente sobre los peligros y las consecuencias negativas de la embriaguez, y nos llama a vivir en sobriedad y con la guía del Espíritu Santo.

En 1 Corintios 6:9-10, se nos dice que los borrachos no heredarán el reino de Dios. La embriaguez es una práctica pecaminosa y destructiva que nos aleja de la presencia de Dios. En lugar de buscar la felicidad en sustancias terrenales que nos hacen daño, debemos buscar la plenitud del Espíritu Santo, quien nos guiará en la verdad y nos llenará de paz y gozo. En el versículo 11, Pablo les recuerda a los corintios que algunos de ellos fueron borrachos antes de convertirse en cristianos, pero que ahora habían sido lavados, santificados y justificados en el nombre del Señor Jesús y en el Espíritu de nuestro Dios. La presencia del Espíritu Santo en nuestras vidas nos libera del pecado y nos transforma en nuevas criaturas, capaces de vivir en santidad y obediencia a la voluntad de Dios.

La embriaguez es mencionada como un pecado en la Biblia y siempre ha traído consecuencias negativas en la vida de las personas. A continuación, te menciono algunos versículos y historias en la Biblia que muestran los peligros de la embriaguez:

Proverbios 20:1: «El vino es escarnecedor, la sidra alborotadora, Y cualquiera que por ellos yerra, no es sabio.»

Proverbios 23:20-21: «No te juntes con los bebedores de vino ni con los comilones de carne, porque el bebedor y el comilón empobrecerán, y el sueño hará vestir vestidos rotos.»

Isaías 5:11: «¡Ay de los que se levantan de mañana para seguir la embriaguez, y se están hasta la noche, hasta que el vino los enciende!»

Lucas 21:34: «Mirad por vosotros mismos, para que vuestros corazones no se carguen de glotonería y embriaguez y de los afanes de esta vida, y venga de repente sobre vosotros aquel día.»

Ser llenos del Espíritu Santo nos trae un gozo y una alegría verdadera que no se basa en cosas temporales o superficiales. Sin embargo, no significa desenfreno o falta de control. La Biblia nos exhorta a tener dominio propio (Gálatas 5:22-23), lo que significa que somos capaces de controlar nuestras acciones y pensamientos. La embriaguez y el desenfreno van en contra del dominio propio y no son fruto del Espíritu Santo. Por lo tanto, debemos buscar la plenitud del Espíritu Santo en nuestras vidas y permitir que nos guíe en todo momento.

Pablo nos exhorta a no embriagarnos con vino, lo que implica no solo evitar el alcoholismo, sino cualquier forma de desenfreno que pueda deshonrar a Dios. En su lugar, debemos buscar ser llenos del Espíritu Santo, permitiendo que Él dirija nuestras vidas y nos dé la sabiduría y la fuerza para resistir las tentaciones del mundo. Debemos ser vigilantes en nuestra lucha contra el pecado y estar dispuestos a tomar medidas radicales para cortar de raíz cualquier hábito o adicción que nos aleje de Dios y de su plan perfecto para nuestras vidas.

TOMEMOS ACCIÓN

Como cristianos comprometidos, es importante que reflexionemos sobre cómo estamos viviendo nuestras vidas y si estamos utilizando métodos equivocados para buscar la felicidad. Debemos examinarnos a nosotros mismos y ser honestos acerca de cualquier adicción o hábito dañino que pueda estar interfiriendo con nuestra capacidad de ser llenos del Espíritu Santo y experimentar la verdadera alegría y gozo que Dios tiene para nosotros. En lugar de conformarnos con una vida mediocre, debemos buscar activamente la presencia del Espíritu Santo en nuestra vida, dedicando tiempo a la oración, la lectura de la Palabra de Dios y la comunión con otros creyentes. Al hacerlo, podemos experimentar la verdadera felicidad y la plenitud que solo se encuentra en una vida llena del Espíritu Santo.

ORACIÓN

Padre Celestial, venimos a ti en humildad y reconocemos que el alcoholismo es un problema que afecta a muchas personas en todo el mundo. Sabemos que tú deseas que vivamos en libertad y plenitud, pero el pecado nos esclaviza y nos aleja de ti. Te pedimos que nos des la fuerza y la sabiduría para vencer esta adicción y ser libres en Cristo. Que tu Espíritu Santo nos guíe y nos fortalezca en todo momento, para que podamos resistir las tentaciones y vencer los obstáculos que se presenten en el camino.

Te pedimos también por aquellos que luchan contra el alcoholismo, que tu amor y misericordia los envuelvan y los sanen. Que puedan encontrar la ayuda que necesitan para liberarse de este mal y vivir una vida plena y feliz en ti. Que podamos ser instrumentos de tu amor y gracia, llevando esperanza y consuelo a aquellos que están pasando por momentos difíciles. Te lo pedimos en el nombre de Jesús, Amén.

Ministerio Maná