Devocional │ El INFIERNO, ¿Quiénes van?

La pregunta de cómo un Dios bueno y amoroso puede enviar a alguien al infierno ha desconcertado a creyentes y no creyentes por igual. En este blog, exploraremos la justicia divina, el libre albedrío, y la misericordia de Dios en relación con el destino eterno de cada persona.

EL AMOR DE DIOS

la pregunta de si un Dios bueno puede enviar a personas al infierno se relaciona con su justicia, amor y misericordia. Dios es un Dios justo que no puede ignorar el pecado, pero también es amoroso y misericordioso, ofreciendo un camino hacia la salvación a través de Jesucristo. Cada individuo tiene la responsabilidad de elegir su destino eterno mediante el ejercicio del libre albedrío. Aceptar a Jesucristo como Salvador personal es la clave para experimentar el amor, la misericordia y el perdón de Dios y para evitar el castigo eterno del infierno. Recordemos siempre que Dios respeta nuestras decisiones y no nos obliga a aceptar su amor y salvación, pero siempre está dispuesto a recibirnos con los brazos abiertos si decidimos seguirle.

  1. La naturaleza de Dios: amor y justicia

    Dios es amor (1 Juan 4:8), pero también es justo (Salmo 89:14). Aunque Dios quiere que todos sean salvos (1 Timoteo 2:4), no puede ignorar el pecado y la injusticia. La justicia de Dios demanda que se castigue el pecado, pero su amor también proporciona un camino hacia la salvación.

  2. El libre albedrío y la responsabilidad humana

    Dios nos ha dado el libre albedrío para que podamos elegir entre seguirle o rechazarle. La decisión de aceptar o rechazar a Dios y su oferta de salvación es nuestra responsabilidad. Cada persona es responsable de su propio destino eterno y de las consecuencias de sus acciones (Gálatas 6:7-8).

  3. La misericordia de Dios y la salvación a través de Jesucristo

    Aunque Dios es justo y debe castigar el pecado, también es misericordioso y ha provisto un medio de salvación a través de Jesucristo. Jesús murió en la cruz para pagar la pena por nuestros pecados y ofrecer el perdón y la salvación a aquellos que creen en Él (Juan 3:16).

  4. La realidad del infierno y la justicia divina

    El infierno es un lugar de castigo eterno para aquellos que rechazan a Dios y su oferta de salvación (Mateo 25:46). Aunque puede parecer difícil de entender cómo un Dios bueno puede permitir el sufrimiento eterno, es importante recordar que Dios respeta nuestro libre albedrío y no obliga a nadie a aceptar su amor y salvación.

Llamado a la acción:

Es fundamental reflexionar sobre nuestra relación con Dios y nuestras decisiones en esta vida. Si aún no has aceptado a Jesucristo como tu Salvador personal, te animo a que lo hagas hoy y experimentes el amor, la misericordia y el perdón que Dios ofrece.

Oración:

Señor, gracias por tu amor y justicia, y por enviar a Jesucristo para ofrecernos salvación. Ayúdanos a entender tu naturaleza y a tomar decisiones sabias en nuestra vida que nos acerquen a ti. En el nombre de Jesús, amén.

Ministerio Maná